Powered by Morgan&Men SEO Consulting - Widget

Aquavit o la buena vida

Para la primera receta de este blog, lo lógico hubiera sido elegir uno de esos cócteles que me gustan tanto: amargos, oscuros y removidos (bitters, brown and stirred). Pero prefiero optar por otro tipo de preparación con The Good Life, y esto por varias razones:

1)  Porque un buen cóctel en buena compañía es una buena definición de ‘La buena vida’ y de lo que quiere representar este blog.

2) Porque las temperaturas actuales nos empujan todavía hacia bebidas refrescantes y cítricas.

3)  Porque el destilado de base de este cóctel, el aquavit, está disponible en España pero casi no se utiliza… y me gusta fomentar el uso de productos menos conocidos.

He de decir que el aquavit no es un destilado fácil. Se podría definir como la ginebra escandinava – es un ‘vodka’ (ermm, alcohol neutro de grano o de patata) aromatizado con varias hierbas – pero sus sabores dominantes (comino, eneldo o alcaravea) no gustan a todo el mundo y, al contrario de la ginebra, no existen en el mercado productos más suaves o cítricos adaptados a todos los paladares.  Sin embargo, sí hay dos tipos de Aquavit: el blanco o taffel, en general no envejecido, mientras el aquavit noruego pasa por barrica, a veces de Jerez. Del primero, la marca Aalborg se puede encontrar en España, mientras del segundo tenemos la marca Linie en nuestras tiendas.

Consumido principalmente por los escandinavos en ocasiones especiales o con una cerveza en plan chaser, el aquavit se hizo más presente en el mundo del cóctel en los últimos años. Hubo, incluso, durante un par de años un bar neoyorquino donde, junto con el jenever holandés, el aquavit era el destilado estrella. The Good Life, nuestro cóctel del día, es una creación de Benjamin Schiller de cuando trabajaba en el Boka de Chicago. La verdad es que el jengibre y la lima ayudan a suavizar el aquavit.

img_1356.jpg

* 55 ml de aquavit * 30 ml de licor de jengibre Domaine de Canton * 20 ml de lima fresca * 15 ml de sirope de azúcar Demerara (o de azúcar normal) * 10 gotas (que no golpes) de bitters de naranja Llenar un coctelera de hielo, añadir los ingredientes y agitar enérgicamente. Colar en una copa de cóctel y decorar con piel de naranja exprimida.

Domaine de Canton es un gran licor pero es muy caro. Otros licores de jengibre (tal como el King’s Ginger, por ejemplo, o incluso productos caseros) pueden funcionar mediante, quizás, algún ajuste en las proporciones. En todo caso, merece la pena probar la receta. Ya veréis: life’s good.

François Monti est journaliste spécialisé en cocktails et spiritueux. Il collabore régulièrement à Ginger Magazine et à Havana Cocteles, ainsi qu'à de nombreuses publications. Après la pamphlet 'Prohibitions' en 2014, il publie au printemps 2015 '101 Cocktails'. En Espagne, il est l'auteur de 'El Gran Libro del Vermut'. Il est aussi traducteur. Son blog, Bottoms Up, est un site de référence. Il est aussi membre fondateur de la revue littéraire Fric Frac Club et a traduit plusieurs livres.

*

François Monti es un periodista y escritor belga afincado en Madrid. Colabora en la revista francesa Ginger y en la web Havana Cocteles. Su primer libro en castellano es 'El Gran Libro del Vermut' Ha publicado en Francia 'Prohibitons' y '101 Cocktails'. Lleva el blog Bottoms Up en dos idiomas y escribe para Coctelería Creativa. Es también traductor.